Buscar en esta cueva

jueves, enero 24, 2013

Ternura fatal

Imagen de Internet
Mi hijo crece muy rápido, ha cambiado mucho, me gusta su personalidad. Es un hombrecito lleno de curiosidad.

Es un poco triste ver como está dejando de ser un bebé, hace poco dejó su cuna y ya duerme en una cama normal, al principio quiso resistirse pero lo motivó mucho la idea de "ser grande" y demostrarlo durmiendo solo.

Aún así, mi niño grande todavía necesita de mi compañía para conciliar el sueño, por eso cada día me acuesto a su lado para leerle algo... y muy a menudo termino durmiéndome con el :)... cuando el se siente listo me pide que apague la luz (hasta ahora he logrado que guste de la oscuridad sin que algún adulto le contagie sus miedos... los niños nacen sin miedos tontos) y nos acostamos cara a cara, el toma mi rostro entre sus manitas suavemente, y me mira fijamente bajo la poca luz que llega desde la lámpara de noche del otro lado de la habitación, y lentamente va pasando sus deditos por mis pestañas, por mis mejillas y mis labios sonrientes en una tierna caricia, mientras sus ojos me dicen que me ama.

Es difícil describir lo que siento en esos momentos, supongo que se resume en felicidad, pero es algo mucho más complicado de explicar... cuando uno es adulto llega a desacostumbrarse tanto a recibir tanta ternura... en las manos de mi hijo siento revivir un montón de sentimientos que pensé jamás volvería a recuperar, es una sensación hermosa pero al mismo tiempo atemorizante... al menos para mi... es como si mi corazón ya no pudiera soportar tanto cariño.

Ser padre es duro, pero es indudablemente la mejor experiencia de la vida.

...

Esta es mi primera entrada del año, una entrada feliz :)

Quiero que este año esté lleno de cambios, quiero hacer muchas cosas, y todas con el fin de mejorar mi vida.

Les deseo un año lleno de aventuras y emociones felices queridos amigos.

Aullidos eternos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...