Buscar en esta cueva

jueves, agosto 09, 2012

Te quiero :)

Imagen de Internet
Hace unos días pude sentir en carne propia la emoción a la que se refirió mi amiga escarcha en esta entrada, mi hijo de dos años me abrazó muy fuerte y me dijo: "te quiero mucho"... y no fueron palabras vacías, pude verlo en sus ojitos, en su sonrisa ... por suerte mi corazón es fuerte.

Fue una experiencia hermosa... cuando el era muy pequeñito y no tenía conciencia de su entorno, yo deseaba recibir de el alguna muestra de cariño, ahora que por fin llegó el momento siento como si me hubiera materializado para el.

Mi hijo cambia cada día, es impresionante su sed de conocimiento, su mente atrapa todo lo que percibe como una esponja, lo bueno y lo malo, por eso cada día es más importante para mi ser un buen ejemplo para el.

Su visión del mundo es muy diferente a la mía, su mente está abierta a todo... la mente "eficiente" de los adultos trabaja en base a demasiadas suposiciones y hábitos, es difícil apreciar la belleza del mundo de esa forma.


...


Me gustaría contarles tantas cosas que vivo junto a mi hijo, esas pequeñas joyas que guardo en mi caja de recuerdos mental, pero quizás esos pequeños recuerdos son valiosos solo para mi, su padre... al pensar en ello viene a mi mente un capítulo de una serie muy antigua que disfrutaba mucho en mi niñez, Los Picapiedra. En el capítulo en cuestión Pedro consigue una cámara fotográfica y toma un sin fin de fotografías de su hija Pebbles, e invita a sus vecinos para mostrarles las mismas. Los vecinos, como es de suponer, se aburren mucho, mientras Pedro pasa cada foto de su adorada hija con los ojos llorosos de emoción.

De todas formas, me gustaría dejar por aquí alguno de esos recuerdos, para poder revivirlos en el futuro.

Mi hijo está en la etapa del "no", y yo creía que esta se iba a relacionar solo con la negación pero no es así, mi hijo es un experto en el arte de contradecir, tiene un vocabulario muy completo de antónimos que sabe utilizar perfectamente. Por ejemplo, cuando le digo por la noche: "Hijo, es tarde y es hora de dormir" el responde "No, es temprano y es hora de jugar papá", y si por la mañana le digo "que bien, es temprano, podemos desayunar juntos" responde "No, es tarde tenemos que dormir". Y todo esto lo dice con una seriedad impresionante. Es gracioso ver tanta determinación en una persona tan pequeñita.

Lo bueno de las contradicciones es que la "psicología inversa" funciona perfectamente, y resulta muy fácil hacer que, por ejemplo, mi hijo se coma su comida simplemente diciendo "No te comas esa comida hijo" a lo que el responderá comiendo su comida lanzándonos, a su mamá y a mi, miradas desafiantes, sintiéndose vencedor... lo sé, es malo engañar a una pobre e inocente criatura, pero los que son padres me entenderán perfectamente, no es fácil lidiar con esos pequeños genios de la actuación.

En fin, para terminar me gustaría contarles algo que pasó hace unos días, mientras estaba viendo el resumen de los juegos olímpicos, mi hijo se acercó a verlo conmigo (no ve mucha televisión... por suerte), en ese momento estaban hablando de un partido de fútbol entre Japón y otro país que no recuerdo, y pasaban imágenes del festejo de los japoneses cuando metieron un gol, de pronto mi pequeño me mira riendo y dice "qué graciosos sus ojitos".

...

Es bueno poder volver a mi cueva después de tanto tiempo de solo dedicarme a trabajar, extrañaba mucho escribir, y extraño mucho leerlos, pero he decidido escribir una entrada para dar señales de vida primero, para luego visitarlos.

Les mando un aullido queridos amigos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...