Buscar en esta cueva

miércoles, febrero 15, 2012

Qué feo

Imagen de Internet
Un día, mientras trabajaba en mi oficina, me llamó la atención una conversación entre dos compañeras de trabajo -no es que me guste escuchar las conversaciones de los demás, solo que esa fue un poco escandalosa :)- ellas hacían bromas acerca de una fotografía que una tenía sobre su escritorio, no pude ver la fotografía, pero por la conversación deduje que se trataba de algún actor de cine famoso, la dueña de la foto decía que necesitaba esa foto como inspiración para trabajar... a partir de ese día quedé un poco susceptible y pude notar algunas cosas que antes habían pasado desapercibidas.

Descubrí algo interesante, una gran cantidad de mujeres tenía en alguna parte de su lugar de trabajo, ya sea en la pantalla de su computadora (ordenador), en su celular (móvil) o en otro lugar, la foto de un hombre atractivo. Por otro lado, para mi sorpresa, casi todos los hombres de mi trabajo, salvo muy pocas excepciones, tenían fotografías de automóviles, portadas de juegos de video, de películas, etc...

Si hubiera tenido que adivinar antes de saberlo, hubiera asegurado que la mayoría de los hombres tenían modelos semi-desnudas y las mujeres imágenes de flores o bebés.

Así, la imagen de mujer sentimental vs. la del hombre superficial e instintivo que tenía bien definida en mi mente dejó de ser una verdad absoluta.

Más aún, sin mucho esfuerzo, pude encontrar otros ejemplos que reforzaban la idea, como los famosos "clubes de fans" por ejemplo, conformados generalmente por mujeres... que llegan a ser como el "harem" de los famosos.

O el ejemplo más fuerte de todos, en mi opinión, que es el cuidado personal que la mujer promedio realiza en si misma... la ropa, el maquillaje... el tiempo invertido en ese cuidado. Lo interesante de esto es que a los hombres poco nos importan esas cosas, casi ni las notamos, y puedo afirmar sin temor a equivocarme, que los detalles y complejidad de la ropa y el maquillaje solo pueden ser apreciados por otras mujeres.

Viendo estas cosas, me atrevo a afirmar que las mujeres son tan superficiales e instintivas como nosotros los hombres... pero mi finalidad al exponer esto no es criticar, todo lo contrario, lo que quiero es tratar de entender algunas cosas.

Y aquí surge la cuestión: ¿Realmente es mala la superficialidad?

Yo no lo creo, de hecho pienso que la atracción física es natural y que la "belleza interior" es un concepto creado por el ser humano, con buenas intensiones por supuesto, pero con muy poca sustentabilidad.

Como diría Jim Carrey en su película "Liar Liar" respondiendo al comentario de su hijo de que la belleza está en el interior: "Eso solo lo dicen los feos"... es una verdad dolorosamente cruel, sobre todo para los que nos vemos afectados por ella.

Pero entonces, porqué existe tanta campaña en contra de la superficialidad, porque tratamos de superarla. Supongo que el problema está relacionado (como casi todo) con nuestra inteligencia, con nuestra conciencia, que parece entrar en conflicto con nuestros instintos... tenemos el instinto de preservación de la especie tan fuerte como de cualquier animal... en la naturaleza la clave para sobrevivir es saber detectar una buena pareja genética, los animales son sensibles a ciertas señales que indican este hecho... y como las leonas son atraídas por las melenas de los leones, que por su brillo y color expresan claramente la calidad genética del melenudo, así también pasa con nosotros los humanos... el problema es que no existe una forma de percibir la cualidad que nosotros como humanos hemos añadido... la belleza interior no es compatible con nuestros sentidos naturales... ese, a mi parecer, es el problema principal. Para descubrir la belleza interior se requiere de una pre-relación, la cual contradictoriamente es casi imposible de darse entre dos personas que no se atraen físicamente.


Tal vez si aceptáramos de mejor forma nuestros instintos también podríamos canalizarlos mejor y encontrar maneras de dar mayor importancia a la belleza interior.


Lo bueno necesita aportar pruebas; lo bello, no.
                      Bernard Le Bouvier de Fontenelle







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...