Buscar en esta cueva

viernes, julio 22, 2011

Nieve

mi hijito en la nieve... es muy coqueto
En este lado del mundo no estamos de vacaciones, porque estamos en invierno, pero eso no impide que tengamos también algo de diversión.


A mi esposa le dieron ganas de conocer la nieve, y su papá aceptó llevarnos a todos de paseo a una de las cumbres nevadas que rodean mi cuidad. Se llama Tunari.


Todos pensamos que habíamos encontrado una idea original para divertirnos el fin de semana, lejos de la contaminación de la cuidad, y quedamos como tontos al descubrir una fila infinita de automóviles a la que tuvimos que añadirnos a regañadientes.


La cola de automóviles avanzó muy lentamente, por caminos demasiado empinados. A cada paso veíamos  vehículos dañados que no habían podido aguantar las condiciones extremas del camino, nuestro propio vehículo sufrió un desperfecto, pero la experiencia del padre de mi esposa nos permitió llegar al final.


Mi esposa y mi hijo conocieron la nieve por primera vez, mi ciudad tiene un clima muy templado, jamás nieva en la ciudad misma, los inviernos más crudos solo llegan a pintar de blanco las puntas de las montañas circundantes más altas.


La montaña que visitamos en este invierno es la más grande de todas, tiene una altura de 5.035 metros sobre el nivel del mar, yo ya la había visitado antes, pero no en las mismas condiciones, mi primera visita no fue tan cómoda.


Fue hace muchos años, la hice a pie acompañado de un grupo de amigos de la universidad, nos costó todo un día de caminata llegar a su cima, fue la caminata más dura de mi vida, llegó un momento en que creí que no podría llegar. Horas antes dos compañeros habían desertado y se habían llevado las linternas por equivocación, así que la caminata transcurrió en penumbras, alumbrados solo por las estrellas... no conocíamos la distancia total que teníamos que recorrer, y ni siquiera estábamos seguros si el rumbo que habíamos tomado era correcto, ya que la perspectiva no nos permitía ver si estábamos dirigiéndonos hacia la punta misma de la montaña. Lo único que sabíamos era que teníamos que subir. 


Cuando la noche estaba por terminar, y el cielo comenzó a aclararse, distinguimos una gran mancha de color claro en nuestro camino, todos nos alegramos y nos llenamos de energías al verla, corrimos hacía ella esperando poder consolar nuestro cansancio en un suave lecho de nieve... en la carrera todos íbamos casi al mismo ritmo, tambaleantes pero bastante rápidos, la nieve estaba cada vez más cerca, pero tenía unos pequeños puntos brillantes muy extraños a los que no prestamos mucha atención, y en el instante mismo en que el primero de nosotros iba a saltar a la supuesta nieve, dos de nosotros nos dimos cuenta de lo que realmente se trataba, el cansancio nos estaba jugando una mala pasada, la mancha era un gran lago que reflejaba el cielo estrellado... por suerte el grito de alerta fue dado justo a tiempo. 


Llegar a la cima de esa montaña fue una experiencia inolvidable, en ella dejé mi nombre junto al de mis compañeros, escrito en una bandera improvisada, cuya asta era la columna del esqueleto de un animal seguramente devorado por los cóndores que habitan en esas alturas.


El contraste de mi reciente aventura con la antigua me hizo sentir un poco viejo.


Que tengan un buen fin de semana.

26 comentarios:

  1. Muy uapo tu hijo, lobo, ENHORABUENA, papi orgulloso. (-:
    Saludos,

    MUSIC ♪♫ [varón, gay y algo loco - un poquito nada más......] (-;

    ResponderEliminar
  2. Mi compañero de alma,porque somos lobos,maravilloso día debiste pasar con tu familia.Tu hijo está cada día más guapo,seguro que será un hombre fuerte y con unos grandes valores.
    Un beso enorme a los tres.

    ResponderEliminar
  3. oooohhh que hermosa aventuraaaa!!!!

    odio el frio (grrrrr lo odioooooo) pero por pasar una aventura de esas, yo también me sumaba!!!!!

    A veces (varias veces!) a mi también me pasa, eso de recordar y sentirme vieja!!! pero que buenas cosas que se hicieron de jóvenes y que nos llenan de orgullo y alegría! Las aventuras que viví con mis amigotas están atras, pero regresan cada tanto, tan cerquita, tan cerquita... que por ratos creo que tengo de nuevo unos poquitos años.

    UN ABRAZO ABRIGADITO CARLOS!!!

    ResponderEliminar
  4. Me hubiera gustado ver la carita de tu niño al encontrarse en la nieve. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. infinitas gracias por hacernos participes de tu bella aventura, tienes un angelin precioso, un besin muy muy grande para los dos de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  6. Claro¡Ahora lo hacías en carro. No era lo mismo. Antes latía dentro el afán de la aventura, y te atrevías a desafiar la noche, como de muchacho, subiendo a coger en estrellas, por caminos estrechos, y empinados, o esos de piedra menuda hechos por los indígenas, a la Mesa de los Santos, un paraje maravillosa, mirador del inmenso Cañón del chicamocha.Tienes un hijo,hecho una "monería", como dicen por acá, nuestras mujeres, al admirar el encanto de un niño. UN abrazo fraternal, desde acá de Colombia. Carlos

    ResponderEliminar
  7. Tan lindo el bebé, bien por ti y tu aventura en la nieve, por suerte no cayeron en el lago ja.


    Beso Carlo

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Que rico tu nano, Carlo¡¡¡ Es guapísimo...
    Me alegra que disfrutaras tanto de tu excursión familiar a esa montaña... Sí es cierto que recordar aquellas experiencias de la juventud (no tan lejada,eh???) nos hace sentir más viejos, pero es siempre muy agradable contárselo a la familia... Verás como cuando tu hijo te entienda del todo, te hará mucha ilusión contarle tus "batallitas"...

    Un beso muy fuerte y disfruta de tus vacaciones y de tu nieve.

    ResponderEliminar
  9. De jóvenes hacemos tantas cosas que cuando luego las recordamos nos parecen increíbles.
    Y la nieve...un disfrute total, imagino. A tu bebé se lo ve refeliz.

    Que tengas una linda semana. Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  10. Parece que a tu peque le ha gustado la nieve,tienes que repetir esa experiencia con tu hijo,cuando sea mayor y dejar juntos vuestra huella en esa montaña.

    Un besico para los dos

    ResponderEliminar
  11. Que niño mas precioso tienes Carlo!!
    Me gustó tu aventura... casi te envidio... aqui nos estamos achicharrando de calor!!
    Insoportable!! que venga el invierno pero ya!
    Un besito...

    ResponderEliminar
  12. Pues aunque no muy cómoda, vaya aventura que pasaste con tus amigos! Que rico el frio que bien que lo disfrutaron todos juntos.

    Y quizas no seas viejo, solo enfocas tus energias y tus aventuras hacia otras personas, las mas importantes.

    Te dejé un pequeño reconocimiento en mi blog. Pasa y checalo. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. bonito relato, hermosa experiencia...y lindisimo el niño...
    felicitaciones....¡¡
    lo que yo daria ahora mismo por tener la nieve cerca...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Que padrisima experiencia, yo sigo sin conocerla, el día que eso suceda haré muchos angelitos.
    QUe hermoso bebé, notese el amor que le pusieron al hacerlo, jejeje!
    saludos!!

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Tu hijo es precioso!! ¡Seguro que habréis disfrutado muchísimo de ese día!! Y yo me alegro muchísimo :)

    ResponderEliminar
  16. Tu hijo está coqueto y también contento, igual que los padres...
    ;-)

    saludos

    ResponderEliminar
  17. Viejos son los trapos -al menos eso dicen para convencernos de que no lo somos..-

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  18. Pero que vacaciones tan originales, que suerte. Y el nene es que está para comerselo, pero que papis más suetudos que sois. Un besazo a los tres.

    ResponderEliminar
  19. Hola Carlobito, me encantó leerte, y la reflexión del final también a mí me ha sucedido, no es vejez, creo que es responsabilidad, eso que a uno le invade desde el primer momento en que llega un hijo al mundo, el amor que se siente por ellos le pone frenos a nuestra locura jeje..
    Te agradezco infinitamente que te hayas pasado por mi blog y hayas dejado tus comentarios, me tardé en publicarlos porque me quedé sin Internet por varias horas.

    Tu Fabio, un solcito!

    Un abrazo fuerte , nos seguimos leyendo, un placer pasar por aquí

    ResponderEliminar
  20. infinitas gracias por compartir tu bella aventura, un besin de esta amiga admiradora.
    P.D tienes un príncipe precioso estimado amigo

    ResponderEliminar
  21. CARLO,gracias por tu comentario en mi laberinto,aunque ahora estoy con mil líos.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  22. Music. Gracias amigo... y gracias por aclarar tu género :)... era difícil de adivinarlo en tu perfil :). Abrazo.

    tnf25. Gracias querido amigo. Abrazo fuerte.

    Morgana. Compañera de alma... que lindo.

    Fue un día inolvidable. Mi hijo es increíble, cada día me sorprende su forma de ser, su fortaleza... ya estoy muy orgulloso de el :)

    Un beso inmenso para ti, de los tres :)

    Escarcha. Yo odio el calor, pero también lo olvido por la aventura :)

    Siii... los recuerdos nos rejuvenecen.

    Un abrazo helado Diana (Carlos es el plural de mi nombre ;))

    Joaquinitopez. Se sorprendió mucho :)

    Nada se compara al asombro y curiosidad que reflejan los ojos de los niños. Un abrazo.

    Ozna. Gracias a ti por visitarme y comentar, un beso grande para ti, genial poetiza :)

    Carlos Augusto. Exactamente, fue un contraste muy fuerte.

    "Monería" que lindo... yo siempre le digo que parece un monito por lo travieso que es.

    Un abrazo igual desde Bolivia.

    ResponderEliminar
  23. la Malquerida. Gracias amiga... siii por suerte :)

    Beso Flor

    Novi. Si, ya tengo materia para asombrar a mi hijo cuando sea viejito :)

    Un abrazo y beso fuerte querida.

    Luna. Es así amiga, los años no pasan en vano :)

    Me encanta la nieve, soy un lobito siberiano.

    Un saludo gigante.

    Buda. Le ha encantado... justamente ese es mi plan, tener aventuras junto a mi hijo... pero tengo que entrenarme para ello, recuperar la forma ;)

    Beso de los dos para ti.

    Gala. Gracias amiga... uy creo que no soportaría vivir en un lugar muy caliente.

    Te mando besitos congelados :)

    Denisse. Siii... que rico el frío :)

    Muy buena forma de verlo... y tienes toda la razón, la paternidad cambia la vida.

    Muchísimas gracias por el regalo amiga mía. Saludos.

    Ŧirєηzє. Que bueno que te gustó, muchas gracias.

    Un abrazo refrescante :)

    ResponderEliminar
  24. Gaviota. Tienes que conocerla amiga, es muy divertida, y los paisajes nevados son impactantes... te dejan chiquito.

    Gracias... jajajja, me encantó el final de tu comentario... le pusimos mucho amor y ternura ;)

    Abrazos fuertes.

    Imanol. Gracias compañero, fue un día perfecto.

    Un abrazo fuerte.

    Lucrecia. Es muy fotogénico... a diferencia de su padre :P.

    Fue un día muy feliz para todos :)

    Saludos amiga.

    Sandra. Bien dicho amiga... me convenciste.

    Saludos.

    Maria. Muchas gracias... si, me siento muy afortunado... el padre más feliz del mundo :)

    Un beso para ti de los tres.

    Maria R.. Que bueno que te gustó amiga, y estoy de acuerdo contigo, la paternidad cambia todo, no importa mucho la edad.

    Me encanta tu blog, voy a merodear por el muy a menudo.

    Un abrazo fuerte, gracias a ti también por estar.

    Ozna. Infinitas gracias a ti querida, un abrazo muy fuerte.

    Morgana. Te deseo lo mejor querida Morgana, te mando mucha fuerza y ánimo.

    Beso fuerte

    ResponderEliminar
  25. Gran aventura aquella, seguro que habrá alguna más, ya verás.

    Uf! ¡Cinco mil metros de altura! Por aquí esos picos tan altos no existen.

    Salud

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cueva y dejar tu huella :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...