Buscar en esta cueva

viernes, junio 25, 2010

Tiburoncin ujaja










El tres de junio a las cuatro y veinticinco de la tarde nació mi hijito Fabio Ernesto.
Mi esposa Pamela se portó como una heroína, fue muy valiente, lo tuvo por parto natural. Bueno, en realidad casi fue cesárea, pero mi bebé se acomodó en el último momento y nació normal… cuidó a su mamá desde antes de nacer :).
El trabajo de parto (la parte dolorosa) solo duró media hora, pero estuvimos listos desde la mañana de ese día, era corpus Cristi (por eso todos querían q mi hijito se llame Cristian, pero más bien no insistieron mucho… tan feo nombre) por la mañana fuimos al consultorio del seguro para q nos den la orden de internación pero no nos la dieron pq mi esposa no estaba suficientemente dilatada… p@#!s doctores… nos hicieron volver en la tarde y por fin pudimos internarnos a eso de las tres y media en una clínica llamada "San Pedro", ahí nos dieron un cuarto y revisaron a mi esposa (todavía no llegó el doctor) dijeron q todo estaba muy bien y le pusieron un suero de oxitocina para acelerar las contracciones, en esos momentos solo estábamos los dos solitos en la clínica… la oxitocina funcionó muy rápido, las contracciones se hicieron mas fuertes y dolorosas.
A eso de las cuatro menos diez llegó el doctor y la revisó otra vez, dijo q el bebé no estaba bien colocado y q tendría q practicarle una cesárea y q mientras la estaba revisando se había roto la fuente… me dijo q era lo mejor para q o sufran ni el bebé ni mi Pam. Yo me quedé super preocupado.
Al poco tiempo apareció una enfermera con una camilla para llevársela al quirófano… mi suegra llegó un momento antes… se la llevaron y nos dijeron q esperáramos en la puerta del quirófano, eso hicimos y a los pocos minutos vimos entrar a un hombre con un maletín q yo deduje q era el anestesista… el tiempo pasaba demasiado lento, yo sentía q no podía respirar por la angustia, estaba demasiado asustado…
A eso de las cuatro y media escuché el llanto de mi hijo y casi muero de la emoción… me paré y me acerqué a la puerta del quirófano, después de un tiempo salió el anestesista y nos dijo q no fue necesario la cesárea q mi hijo nació antes de q pudiera ponerle la anestesia… todos nos alegramos y nos quedamos esperando muy ansiosos.
Después de una espera interminable por fin salió una enfermera con mi bebé en brazos y me lo presentó, estaba bien envueltito y muy tranquilito… yo me acerqué y lo vi por primera vez… su carita redondita, perfecta, su boquita (dicen q es igual a la mía)… me quedé embelesado… en ese instante el abrió sus ojitos y me miró… fue la experiencia más emocionante de toda mi vida, no podía contener las lágrimas… estaba tan feliz, tan impresionado… jamás olvidaré ese día.
Esa noche nos quedamos en el hospital, nos dieron un cuarto privado donde nos quedamos toda la noche despiertos contemplando a nuestro hermoso bebito, no podíamos creerlo, mientras tanto el durmió tranquilito. Al día siguiente nos fuimos a la casa a eso de las siete de la noche y más tarde sufrimos un poco pq el bebé lloró mucho y como mi esposa todavía no tenía leche no supimos q hacer, pero después de unos días nos alegramos mucho al ver salir la primera gotita de leche.
Mi Fabito está creciendo y cambiando cada día, es un tremendo, quiere comer todo el tiempo… cuando lo hago dormir me encanta verle a los ojos, a veces sonríe todo coqueto… no hay nada más hermoso q sus sonrisas :)
Por las noches dormimos juntos los tres, el duerme feliz al centro de sus papás-osos (roncamos mucho).
Ya tiene muchos apodos, uno de mis favoritos es “tiburoncin ujaja”… por comelón :)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...